Es un dicho a tener en cuenta cuando se trata de la herencia de Gales. Apreciamos los tesoros y reliquias que nos ha dejado la historia, pero vale la pena recordar que una vez fueron nuevos, y a menudo se hicieron con vistas a la posteridad. Sobreviven a nuestro alrededor.

Tomemos como ejemplo la Piedra Vitalinus. Cerca de un camino en el cementerio de la iglesia Nevern en la región de Pembrokeshire en el oeste de Gales, hay un pilar gastado por el tiempo. De alto no pasa de la altura del hombro y yace bajo la sombra de un viejísimo tejo. Hay que mirarlo muy de cerca para leer lo que está inscrito en la superficie cubierta de liquen, lo cual se talló hace unos 1,600 años para comunicarse con generaciones futuras.

ancient stone with writing in foreground with stone wall in background.
Vitalinus Stone en Pembrokeshire

Cartas romanas prueban que ésta es la piedra de Vitalinus, mientras que cortes por los lados deletrean el mismo nombre en el extraño alfabeto de Ogham irlandés. Nos ofrece un vistazo intrigante a la larga y compleja historia de Gales. Vitalinus vivió cuando el poder romano iba decayendo, y los colonos irlandeses llenaban el vacío en el Gales del oeste del siglo 5.

Sería muy fácil perderse este monumento antiguo si no supieras qué buscar. Pero se destaca que en Gales, el patrimonio y la tradición nos rodean. Los mitos y leyendas celtas no han perdido su fuerza. Estos cuentos los contaban los cyfarwyddiaid medievales – cuentacuentos profesionales- y se han contado y vuelto a contar desde entonces. En el camino ganaban capa tras capa de detalle y adorno, pero suelen contener un granito de verdad.

Brass knight in entrance to King Arthur's Labyrinth
Group tour underground in caves at King Arthur's Labyrinth
El laberinto del Rey Arturo (King Arthur's Labyrinth), Machynlleth, mid-Wales.

El mejor conocido de todos los cuentos es el de Arthur (Arturo) y Merlin. ¿Arthur existió de verdad? Es probable que sí. Se dice que en el fondo de su leyenda había una persona de verdad, un jefe romano-británico del siglo 5 que hizo retroceder a los sajones invasores. Pero, si tomas un mapa de Gales y metes un alfiler en cada lugar relacionado con Arthur, habría sido un monarca muy ocupado. Un recorrido de todos estos lugares te llevaría desde Arthur’s Stone – la piedra de Arturo – en la península de Gower en el oeste de Gales hasta el norte a la cima de Snowdon.

En el camino visitarías tres lagos que pretenden ser el que contenía su espada mágica Excalibur. Y entonces estan todos los lugares que tienen un vínculo con otros personajes de la leyenda de Arturo – que puede que incluyan Nevern. Aún existe una teoría que Vitalinus era en realidad el enemigo de Arthur, Vortigern.

La leyenda dice que Arturo regresará cuando la nación esté en peligro, pero el galés ha experimentado un renacimiento.'

Nada de esto es sencillo. Aún nuestros emblemas tardan en comprenderse. ¿Un dragón? ¿Un puerro? ¿Un narciso? Las explicaciones más populares tienen que ver con el símbolo en la bandera de Arthur, forma improvisada para que los soldados de San David pudieran identificarse en un campo de batalla lleno de barro, y la vieja equivocación entre la palabra galesa cenhinen (puerro) y cenhinen pedr (narciso).

En efecto, todo se mantiene vivo gracias a nuestro idioma nacional. El galés lo hablan unas 750,000 personas en todo el mundo, y es el idioma más viejo del Reino Unido. La leyenda dice que Arturo regresará cuando la nación esté en peligro, pero el galés ha experimentado un renacimiento. Una quinta parte de la población de Gales habla o usa el idioma, y esa cifra se dobla entre los niños. De momento la meta es que haya un millón de personas que hablen galés para el año 2050.

Gran parte del patrimonio de Gales es más tangible. La mayor manifestación de todo lo que ha pasado durante la historia son los castillos – más de 600. Unos se construyeron para príncipes nativos, tal como Dolbardarn, cerca de Llanberis en el norte de Gales, una de las fortalezas de Prince Llywelyn the Great – el Príncipe Llywelyn el Grande. Hay otros castillos construidos por los invasores, tal como PembrokeÉste controlaba el territorio tomado por los caballeros anglo- normandos, que al cabo de los siglos fue el lugar de nacimiento del primer rey de la dinastía Tudor de Inglaterra.

Y luego estan los castillos disputados. El castillo de Harlech, uno de los diez construidos para el Rey Eduardo I de Inglaterra para dominar el norte de Gales. En la cima de una gran roca en la costa parece inexpugnable. Pero en 1404 lo asaltó el ejército del último Príncipe de Gales, Owain Glyndŵr,y durante cierto tiempo fue su sede de poder.

No es sorprendente que nuestros castillos sean tan populares, pero la historia más reciente de Gales también es emocionante y digna de conocer ambos,  al recorrer el país y en los fabulosos museos. Miremos las señales y los contadores de caminos que a veces se ven al lado de la carretera en zonas rurales. Son modestas reliquias de un capítulo explosivo de la historia galesa, cuando la construcción de caminos de peaje provocó protestas y rebelión por todo el país- incluso las famosas “Rebecca Riots” (manifestaciones de Rebeca), en las que hombres disfrazados de mujer destrozaron las odiadas casetas de peaje durante la noche.

Aprecia el pasado, adorna el presente y construye para el futuro"

Harlech Castle looking out at the right side corner
Photo of boy in focus running with play sword through Harlech Castle which is blurred in the background
Diversión en el Castillo de Harlech, Harlech, Gwynedd

Gran parte del patrimonio de Gales es más tangible. La mayor manifestación de todo lo que ha pasado durante la historia son los castillos – más de 600. Unos se construyeron para príncipes nativos, tal como Dolbardarn, cerca de Llanberis en el norte de Gales, una de las fortalezas de Prince Llywelyn the Great – el Príncipe Llywelyn el Grande. Hay otros castillos construidos por los invasores, tal como PembrokeÉste controlaba el territorio tomado por los caballeros anglo- normandos, que al cabo de los siglos fue el lugar de nacimiento del primer rey de la dinastía Tudor de Inglaterra.

Y luego estan los castillos disputados. El castillo de Harlech, uno de los diez construidos para el Rey Eduardo I de Inglaterra para dominar el norte de Gales. En la cima de una gran roca en la costa parece inexpugnable. Pero en 1404 lo asaltó el ejército del último Príncipe de Gales, Owain Glyndŵr,y durante cierto tiempo fue su sede de poder.

No es sorprendente que nuestros castillos sean tan populares, pero la historia más reciente de Gales también es emocionante y digna de conocer ambos,  al recorrer el país y en los fabulosos museos. Miremos las señales y los contadores de caminos que a veces se ven al lado de la carretera en zonas rurales. Son modestas reliquias de un capítulo explosivo de la historia galesa, cuando la construcción de caminos de peaje provocó protestas y rebelión por todo el país- incluso las famosas “Rebecca Riots” (manifestaciones de Rebeca), en las que hombres disfrazados de mujer destrozaron las odiadas casetas de peaje durante la noche.

St Fagans National Museum of History, house shown through a tunnel of trees and arch
Kitchen with large oak table inside St Fagans National Museum of History
St Fagans National Museum of History, Cardiff

La historia entera se puede descubrir al visitar St Fagans National Museum of History  Museo Nacional de Historia. Entre las docenas de edificios reconstruidos en el terreno de 100 hectáreas hay una caseta de peaje de 1771 de Aberystwyth en el oeste de Gales, junto con las tarifas que debían pagar los vecinos para pasar. Las otras exposiciones del museo cubren más de 2,000 años, desde una granja Anglesey Iron Age de la época de hierro a una casita de verano de Cardiff que pertenecía al Marqués de Bute, el cual según decían, era el hombre más rico del mundo en 1860.

Hay pocos lugares donde no encontrarás restos de nuestro patrimonio industrial. Durante gran parte de los siglos 19 y 20, el carbón, la pizarra, el cobre y el acero de Gales se conocían en todo el mundo. A Blaenavon, en los valles del sur de Gales, le fue otorgado Lugar de Patrimonio Mundial de UNESCO por su patrimonio industrial. Aquí el museo Big Pit National Coal Museum te ofrece la oportunidad de visitar una mina de carbón a 300 metros de profundidad acompañado de un minero, y ver lo que hacía falta para alimentar las hogueras de la revolución industrial galesa.

Pithead, Cefn Coed Colliery Museum
Bocamina, Cefn Coed Colliery Museum, Crynant, Neath

Volviendo a Sir Clough, Portmeirion, su obra maestra da la impresión de ser atemporal. En realidad, tiene menos de 100 años y bastante menos en unas partes. Aunque empezó a hacer realidad su fantasía de construir un pueblo italiano completamente nuevo en 1925, tardó casi 50 años en acabarlo tal y como quería. Y hoy, lo que construyo y adornó con mucho cuidado forma una parte querida de nuestro patrimonio común.

Terracotta building with statue in foreground and tower in background
Giant sized chest board and pieces in the foreground with Portmerion buildings in the background
brightly coloured buildings of Portmerion, Gwynedd, designed and built in the style of an Italian village
Portmeiron

Historias relacionadas